Fin de un año infernal

Personal Dejar un comentario

El último año no ha sido bastante malo y díficil en lo personal. Hace un año se me rompió una muela del juicio. Como no era mucho y no tenía molestias decidí dejar la extracción para las vacaciones en Septiembre.

Cuando fuí a pedir hora para el dentista resulta que sus vacaciones coincidian con las mías, con lo cual me dió cita para Octubre.

Algo de preocupación empecé a tener no siendo que se mi infectará, caries etc. Al final tuve suerte y no tuve ningún problema.

Cuando fuí a sacarmela fue imposible, me daban unas arcadas y una tos tremendas. En Abril del año pasado mi garganta empeoró y tuve que dejar de salir a caminar dado que se me secaba mucho la garganta y me pasaba lo mismo. Pensaba que había remitido, pero no.

Después de estar bastante tiempo en tratamiento en el otorrino, en Madrid, y no mejorar la preocupación que tenía por no poder quitarme la dichosa muela fue en aumento. El que me empezará a doler aumentó mi angustia pero gracias al ibuprofeno el dolor se pasó. Tampoco es que me doliera mucho. Después de tres meses teniendo que tomar ibuprofeno, decidí dejarlo a ver si me dolia la muela y el dolor no volvió. Pero mi preocupación seguía al no mejorar mi garganta.

Al final decidí venirme a Salamanca al otorrino que me ha tratado toda la vida. La garganta siempre la he tenido tocada, con faringitis y demás. Consecuencias de que me quitarán las anginas.

Poco antes de ir al otorrino se me desarrolló una alergía complicando todo un poco más. Después de la revisión por el otorrino me dijo que los problemas de garganta eran de tipo nervioso. No me imaginaba de donde sería ya que estoy muy agusto en el trabajo y no tengo estrés. Aunque estrés siempre acumulamos ni mis circunstancias personales ni profesionales justificaban que los nervios se me hubieran agarrado de esa forma a la garganta.

A parte de unos medicamentos para la alergia y despejar las vias nasales me recetó un tranquilizante y la garganta me empezó a mejorar.

Últimamente pensaba mucho en la muela y me preocupaba el hecho de no tener la garganta lo suficientemente bien como para que me la sacarán. A las dos semanas de terminar el tratamiento me dio un ataque de ansiedad por pensar en la dichosa muela. Nada grave, pero decidí bajarme a urgencias cuando se me pasó antes de que fuera a mayores. Mas tranquilizantes.

Decidí intentar sacarme la muela como fuera. Aunque el dentista al que voy habitualmente es muy bueno y no tengo ninguna queja de él. Ya me había sacado una muela del juicio, empastes, desvitalización de muelas, reconstrucción etc preferí cambiar ya que si efectivamente mi problema estaba ocasionado por los nervios, como todo parecía indicar, el volver a ir y recordar el anterior intento no sería buena idea.

Un primo mio me recomendó su dentista al que va desde pequeño y que según el era muy bueno. Lo que me convenció es que utiliza Oxido Nitroso.

El día que tenía previsto sacarme la muela no pudo ser. Me indicó que cambiara mi forma de respirar y sólo con eso logré que no me volvieran a dar las arcadas ni la tos. Me estuvo explicando el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático y en base a esto cual era el motivo de mis arcadas y tos. Mano de santo. Pudo examinarme la muela del juicio con solo un par de amagos ocasionados por que rompí el ritmo de la respiración.

Después de la limpieza me comentó que lo mejor sería dejar la extracción de la muela para un par de días después. Ya que si lo intentabamos en ese momento igual me volvía a poner nervioso y sería peor. Al esperar un par de días, haber estado tranquilo y no haber tenido problemas al examinarme la muela lo asumiría y estaría mas tranquilo y relajado.

Me recetó empezar a tomar antibioticos para evitar infecciones antes y después de la extracción y un calmante más fuerte que nolotil para después de la extracción.

Ayer fuí a la extracción de la muela y al fin me la pudo sacar. Fue un éxito a pesar de que la extracción fue bastante complicada. Me senté en el sillón del dentista a las 12:45 y me levanté a las 15:00 horas.

No noté ni siquiera la anestesia hasta que se me empezó a dormir la boca. Me insensibilizó con hielo y ni note el pinchazo. Con el resto de dentistas te aplican el spray y después notas el pinchazo y como entra la anestesia, aunque ligeramente. Con el método que aplicó del hielo ni noté el pinchazo, ni como entraba la anestesia.

La conversación entre el médico y la enfermera fue bastante drámatica. La muela no salía, estaba muy arraigada en el hueso y la enfermera estaba constantemente entrando y saliendo trayendo nuevas herramientas. Le costó pero al final salió.

También me mandó unas pautas a seguir después de la cirugía para evitar inflamaciones o reducirlas. Además me inyectó corticoides para reducir la inflamación.

Estaréis pensando que pasé un infierno. En absoluto, durante la extracción no noté dolor ni molestia alguna. En estos momentos, más de 24 horas después de la extracción, no he tenido dolor ni molestia alguna. Unicamente una ligera inflamación por debajo de la mandibula.

De hecho hoy me tomé el calmante tres horas después de cuando me tocaba, así lo hice coincidir con el desayuno, y no había notado ningún dolor ni molestia.

Esta mañana me han llamado del dentista a ver como estaba y que tal de molestias habia tenido, ninguna.

La garganta la tengo bastante bien, no se si es por que ya no tengo preocupaciones por la muela o por todo lo que estoy tomando. Como mañana tengo revisión con el otorrino me sacará de dudas, pero todo parece indicar que los problemas de garganta venían por la dichosa muela del juicio. Y creo que no sólo era por las preocupaciones.

Nunca he tenido problemas con el dentista, pero esta vez no se que me pasó en la garganta. No se si la muela del juicio me originaba problemas en la garganta o que pasó. Pero mis problemas de garganta empezaron antes de la rotura y se agrabaron con la rotura.

Y durante toda esta odisea además me resentí de una vieja lesión en mi abductor izquierdo que me hizo ir un par de veces a rehabilitación y dejar el golf, la moutain y el squash por un par de meses. El squash todavía no lo he vuelto a retomar. Creo que fue lo que me originó la recaída de la lesión. Me fastidié el abductor jugando al frontenis en mis tiempos mozos y me recaí con el squash.

A parte de que tanto animicamente y psicologicamente este último año no he estado muy bien este último hachazo me ha hecho tener que retrasar la certificación de RHCE que tenía el 27 de Junio. Última oportunidad de hacerla con RHEL 6. Ahora me tocará ponerme las pilas con RHEL 7, con lo cual me tocará estudiar más para sacarla. Pero bueno, así me fuerzo a aprender RHEL 7. No hay mal que por bien no venga.

No creo que haya mucha gente dispuesta a cambiarse por mi durante este pasado año.

Después de esta odisea a los que seáis aprensivos con el dentista u os de reparo os recomiendo que vayáis a uno que utilice oxido nitroso. Es una maravilla, aunque no es como en lo que he visto en las películas. A mi, por lo menos, no me ha dado ganas de reir ni te quedas groggy que no te enteras de nada. Te enteras de todo pero estas tranquilisimo.

Ahora sólo me queda preocuparme de que no se me infecte e irme a quitar los puntos en unas semanas. Con los antibióticos y teniendo cuidado no debería tener ningún problema. Llevo sin salir de casa desde la extracción para tratar de controlar las posibilidades de extracción. Ya mañana haré vida “mas o menos normal”, lo de mas o menos es por comer con cuidado y por el otro lado para evitar problemas ahora que todavía esta reciente.

Dicen que todas las desgracias vienen juntas. Durante este último año doy fe. Si llego a tener un circo no sólo me crecen los enanos si no que además me sodomizan.


WP Tema.
Traducido por Autos
Entradas RSS Comentarios RSS Acceder